El arzobispo se refiere al peligro que supone ver en el Corpus sólo espectáculo

Junto a monseñor Rodríguez Plaza se encontraba el cardenal Cañizares

La celebración de la misa pontifical es en rito hispano-mozárabe. / H. Fraile

J. Guayerbas / Toledo

La celebración litúrgica del Corpus Christi, que incluye la procesión eucarística por las calles y plazas del Casco Histórico «no es espectáculo» ni algo «inmaterial» que cambie «según las modas o los gustos». Así se ha referido hoy el arzobispo de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez Plaza, para recordar y subrayar que el Corpus Christi «es la presencia real de Jesucristo que se prolonga por las calles y plazas, que recibe con alegría el pueblo cristiano».

«Leo con frecuencia opiniones sobre la solemnidad del Corpus Christi, la aparición de esta fiesta o la procesión, en ocasiones sin aludir a la celebración de la Eucaristía ni de cuál es su peculiaridad», ha comentado durante la homilía pronunciada hoy en la celebración eucarística en la Seo Metropolitana oficiada en rito hispano-mozárabe.

En este sentido, monseñor Rodríguez Plaza ha alertado sobre «el peligro» que existe de fijar la atención «en aspectos respetables, pero no los más importantes: que si la procesión tiene las características de un desfile cívico-religioso, que si la Tarasca y otros simbolismos, que si pecados y demonios, que si ornamentación de las calles, que si altares o no», para preguntarse qué sucede con quienes contemplan a Cristo en la Custodia de Arfe y no tienen fe o la tienen con muchas dudas y poca comprensión de este misterio. «Bienvenidos sean y les pedimos respeto y un corazón abierto a la belleza, que siempre es nueva», ha dicho.

El cardenal Cañizares da la bendición en la plaza de Zocodover

Ha sido el cardenal Antonio Cañizares, arzobispo de Valencia, el encargado de dar la bendición a los fieles con el Santísimo en la plaza de Zocodover. El que fuera arzobispo de Toledo ha querido celebrar así sus Bodas de Plata como obispo de España.

Un acto que culminaba con el ‘Aleluya’ de Haendel y la ovación cerrada de las miles de personas concentradas frente a la delegación del Gobierno.

El arzobispo primada también se ha dirigido a los fieles desde el estrado del Arco de la Sangre. La alocución de monseñor Rodríguez Plaza en este punto de la carrera procesional ha sido breve. La Custodia alcanzaba Zocodover en torno a las 12,30 horas.

«¿Sabemos cuál es el verdadero Corpus Christi?», ha preguntado el prelado para destacar que honrar este Cuerpo «es también evocar la responsabilidad que tiene la Iglesia de atender las necesidades de todas las personas sean miembros o no» de la misma.

Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*