Avanza la rehabilitación de San Lázaro con un presupuesto de 100.000 euros

Se construyó en los años 20 y cuenta con 814 metros cuadrados

Las concejalas de Empleo y Obras han visitado hoy el proyecto. / EC

EC / Toledo

Las obras de rehabilitación y consolidación del antiguo gimnasio de San Lázaro, situado en la calle Costanilla de San Lázaro en el barrio de San Antón, avanzan a buen ritmo con el fin de recuperar «un espacio de tanta singularidad en el centro de la ciudad y que permanecía absolutamente degradado».

Con una extensión de 814 metros cuadrados, el edificio, como explicaban hoy las concejalas Inés Sandoval y Noelia de a Cruz, goza de un alto valor patrimonial, construido a principios de los años 20, indicaban, ha ido deteriorándose afectando a la estructura, cubierta y al estado general del inmueble.

En los trabajos de rehabilitación y consolidación participan 10 peones de albañilería y un oficial, con la supervisión del arquitecto municipal, lo hacen a través del Programa de Empleo Garantía +55, un proyecto destinado a personas mayores de 55 años que están percibiendo la prestación de subsidio. «Tienen pocas oportunidades de volver al mercado laboral, pero que a su vez se encuentran lejos de poder optar a la jubilación», informaban desde el Ayuntamiento en nota de prensa.

Consolidación, cerramientos y cubierta

Preguntada sobre el fin al que se destinará este espacio, Sandoval ha mantenido que el objetivo primordial es recuperar un edificio de tal singularidad en el centro de la ciudad y ha añadido que en función de las necesidades y prioridades, y siempre atendiendo al interés general, se planteará la utilidad que se le puede dar.

El presupuesto destinado para este proyecto de rehabilitación asciende a 99.128 euros, de los cuales el Ayuntamiento pone 45.000 euros en material y el restante lo aporta la Junta de Comunidades a través de las retribuciones y la Seguridad Social de los trabajadores que participan en el proyecto.

1 Comentario

  1. Podría ser una biblioteca. No es muy grande pero con unos cuantos puestos de estudio para jóvenes y opositores, con la prensa del día para que la gente mayor de la zona pueda ir tranquilamente a leer el periódico, y otra zona que pueda ser una zona de niños para lectura, cuentacuentos, actividades varias. No hay nada similar por el barrio. Y creo que es necesario.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*