Antonio Martín logra una plaza en la Orquesta y Coro Nacionales de España

Con 26 años, natural de Magán, ha cumplido uno de sus sueños

Antonio Martín Aranda, joven talento toledano de la Orquesta y Coro Nacionales de España.

J. Guayerbas / Toledo

A sus 26 años de edad ha conseguido el reto que todo músico se marca a largo plazo, y que muy pocos consiguen. Antonio Martín Aranda (Magán, 25 de diciembre de 1990) es desde hace unas semanas miembro de la Orquesta y Coro Nacionales de España y profesor de la especialidad de Percusión.

Formado en la Escuela Municipal de Música ‘Santa Marina’ de Magán y en el Conservatorio Profesional de Música ‘Jacinto Guerrero’ de Toledo, dio el salto al Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, y por último cursar un máster de interpretación en el Centro Superior ‘Katarina Gurska’ de la capital.

A pesar de su corta edad, ya ha formado parte de la Joven Orquesta de la Comunidad de Madrid y de la Joven Orquesta Nacional de España, con quien ha realizado conciertos por la geografía nacional y parte de Europa. Entre ensayo y ensayo, ha compartido esta semana una charla con El Cultural Castilla-La Mancha sobre su trayectoria y la música en la actualidad.

Uno de los grandes sueños de su vida hecho realidad. ¿Cómo se encuentra?

La verdad es que aún no me lo creo. Siempre pensaba en obtener una plaza en la Orquesta y Coro Nacionales de España (OCNE) como el gran objetivo profesional de mi vida, pero cuando me comunicaron que lo había conseguido… no me lo podía creer. ¡Estoy contentísimo!

Imagino que el camino ha sido complicado, a base de esfuerzo y tesón. ¿Con qué se queda de estos kilómetros musicales?

Me quedo con todas aquellas personas con los que he podido compartir ensayos, conciertos, conversaciones… Algunas de esas personas se han convertido en la base de mi día a día con su ayuda desinteresada, tanto en lo profesional como en lo personal.

Para aquellos jóvenes que hoy se forman en los conservatorios, como el ‘Jacinto Guerrero’ de Toledo, ¿qué consejo les daría para alcanzar sus metas?

Lo que casi todo el mundo diría es que hay que estudiar mucho, cosa que es totalmente cierta, pero yo quiero remarcar que me parece innegociable el amor por la música. Parece algo demasiado obvio, pero creo que, con la enorme cantidad de buena música que tenemos a nuestro alcance hoy en día, y no solo me refiero a música clásica, muchas veces no aprovechamos estas facilidades para lanzarnos a descubrir música que no conocemos. Por lo tanto, creo que escuchar mucha música y tener ese afán por encontrar algo nuevo que nos guste, es algo que deberíamos hacer todos desde pequeños.

Antonio Martín Aranda en una de las giras como percusionista por Japón en 2016.

El ámbito cultural en España, y en concreto el musical ligado a la formación, digamos, clásica, se sigue viendo como un mundo para eruditos e intelectuales. ¿Comparte esta opinión?

No la comparto en absoluto, aunque puedo entender un poco ese pensamiento. Durante mucho tiempo, la enseñanza musical en nuestro país ha estado anclada a métodos y procedimientos educativos antiguos, que se han ido quedando obsoletos con el paso del tiempo. Creo que este ha sido el problema principal por el cual el ámbito de la música clásica ha quedado relegado a una minoría, por la falta de acercamiento y de actualización al mundo de hoy en día. Se está empezando a remontar un poco en este sentido, pero aún nos falta.

¿Cuál sería la clave para romper barreras y tabúes, y hacer la música accesible a todos los públicos?

Creo que algunos conjuntos u organizaciones están dando ejemplo de cómo poder romper esas barreras y atraer a todo tipo de público a los conciertos. Por ejemplo, mi orquesta, la OCNE, se está preocupando de dedicar conciertos íntegramente a música de cine, vídeojuegos, o de hacer sesiones pedagógicas para toda la familia sobre algunas de las más famosas piezas sinfónicas. De este modo, creo que se está consiguiendo atraer a nuevos públicos a los conciertos, que seguramente quieran repetir su visita en otro tipo de programaciones.

Por último, en qué proyectos se encuentra sumergido y cuándo le podremos ver con la Orquesta y Coro Nacionales de España.

A parte de mi actividad con la orquesta, formo parte del grupo Neopercusión, con el que tengo un proyecto apasionante entre manos titulado ‘Las 7 Palabras’, que realizaremos el día 5 de marzo en el Auditorio 400 del Museo Reina Sofía de Madrid. También soy miembro de BOOST Grupo de Percusión, y con ellos tocaré un concierto el día 18 de mayo en el Museo Nacional de Antropología, coincidiendo con la celebración del Día Internacional de los Museos.

¿Y con la Orquesta y Coro Nacionales de España?

Con la OCNE podréis verme a partir del día 16 de este mes. Esa semana la dedicaremos a hacer conciertos pedagógicos para colegios, y en las siguientes semanas seguiremos con más programas sinfónicos.

Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*