El director Javier Ulises Illán abre el XXVII Festival de Arte Sacro de Madrid

Dirigirá sendos conciertos los días 2 y 9 de marzo

Javier Ulises Illán, director de orquesta. / EC

EC / Toledo

El director de orquesta toledano Javier Ulises Illán sigue dando pasos muy firmes en su carrera artística y estará presente en el XXVII Festival Internacional de Arte Sacro de la Comunidad de Madrid dirigiendo dos importantes conciertos.

El 2 de marzo inaugurará el Festival, como director invitado, al frente del Collegium Musicum Madrid, agrupación creada y dirigida por el prestigioso músico Manuel Minguillón. En este concierto, que tendrá lugar en la Iglesia de San Jerónimo el Real, se interpretará la monumental obra de Claudio Monteverdi ‘Vespro della Beata Vergine’.

El concierto supone un verdadero reto para director y músicos, pues será el estreno absoluto de una nueva versión de la obra, recién editada a partir de la edición veneciana de 1610 realizada para el Papa Paulo V.

‘Vespro della Beata Vergine’ ocupa un lugar privilegiado junto a las más grandes composiciones de música sacra de todos los tiempos y es interpretada cientos de veces cada año. Sin embargo, la versión que se estrena es especial, y la primera vez que se escucha en España en este formato y estructura, con voces solistas y continuo, sin instrumentos obligados.

La segunda presencia de Javier Ulises Illán en el Festival de Arte Sacro tendrá lugar el día 9 de marzo en la Iglesia de Santa Bárbara, más conocida como Las Salesas.

En esta ocasión dirigirá a la orquesta Nereydas, que para este concierto cuenta con la presencia de una de las sopranos más requeridas en el panorama musical actual, María Espada.

Para esta actuación, bajo el título ‘In Furore. La tormenta en el espíritu’, el director toledano ha elegido con atrevimiento un conjunto de motetes y conciertos de la abundante producción sacra de Antonio Vivaldi, en los que la música late con la pasión de la vida y la fuerza de las emociones.

Especial relevancia tienen los tres motetes incluidos en el programa, en los que María Espada deberá hacer gala del virtuosismo furioso, con el que no todas las voces se atreven, que requiere su interpretación.

Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*