Ferrer: «El Cabildo no puede hacer milagros para mantener la Catedral»

Entrevista al deán de la Catedral, Juan Miguel Ferrer Grenesche

El nuevo deán, Juan Miguel Ferrer Grenesche. / JG

J. Guayerbas / Toledo

Este miércoles la Catedral Primada escribía un nuevo episodio en el libro de su historia, monseñor Juan Miguel Ferrer Grenesche (Madrid, 29 de mayo de 1961) tomaba posesión del oficio de deán. Esa misma tarde abría las puertas de su casa a elCulturalCLM para compartir impresiones y avanzar cuáles serán sus pautas de trabajo, las mismas que el jueves comunicaba a sus hermanos canónigos en el primer Cabildo presidido como deán.

Los cinco titulares de Juan Miguel Ferrer Grenesche

  • «No hay que hacerse ascos de estas cosas», dice sobre la apertura del claustro de la Catedral Primada a grupos privados.
  • En cuanto a los proyectos de restauración de los últimos años recuerda que no solo hay que trabajar en lo que se ve, también en lo que no se ve «aunque sean temas muy poco lucidos».
  • Sobre el V Centenario del fallecimiento del cardenal Cisneros avanza que habrá alguna exposición que afecte a la Catedral o que esté dividida en diferentes espacios.
  • Afirma que sin pedir un donativo de acceso a la Catedral «el Cabildo no puede hacer milagros en el sentido del mantenimiento».
  • Y por último dice: «¿Que España es un Estado laico? Pues eso no está escrito en la Constitución que votamos todos los españoles».

Un nuevo reto pastoral, profesional e incluso académico. Un reto que engloba numerosas facetas de su trayectoria. ¿Cómo afronta esta nueva responsabilidad?

Desde que se hizo pública la noticia de mi nombramiento, del que me enteré uno o dos días antes por una llamada de teléfono de nuestro arzobispo don Braulio, he ido poniéndolo, lo primero, en la presencia de Dios, y lo que ha ido surgiendo en mí es ilusión en el sentido de que cuando emprendes una nueva tarea se abren una serie de horizontes.

Retos por delante y otros superados con gran éxito y repercusión, incluso universal. De Roma a la Catedral Primada un año después de su vuelta a España. ¿Cuál es el recuerdo?

He de reconocer que la tarea que tenía en Roma, como bien dice, es de una proyección universal que aquí, de nuevo en Toledo, pues no tengo, aunque de manera evidente Toledo es un sitio de paso de mucha gente. Era una tarea muy enriquecedora e interesante, al igual que otros cargos, como el de rector del Seminario o Vicario general de la Diócesis, ocupaciones que te hacen vivir la realidad diocesana de una manera muy concreta. Tal vez éste, ahora de deán, lo que tienes es una relación más directa con el mundo social, cultural y político que no tenía en los otros cargos. Esto es también una cosa interesante.

En la Catedral confluyen el factor espiritual, la base de cualquier templo, y otros como el patrimonial, el artístico o el cultural y turístico. ¿Cómo va a trabajar cada una de estas parcelas?

Mi idea ahora es, primero, visitar cada uno de los sectores del trabajo ordinario de la Catedral. Con los primeros con los que me voy a ir encontrando es con mis hermanos canónigos, dentro del Cabildo hay comisiones que se distribuyen por los principales campos de trabajo de la Catedral, pues con ellos también me iré reuniendo, con los canónigos de estas comisiones y con las personas seglares que trabajan en ellas. Así me haré una idea de cómo es la situación de cada uno de ellos, por lo que me transmitan. Veré si hay algún deseo o inquietud, temas a mejorar o necesidades, y cuando haya hecho todo ese recorrido haré una reflexión sobre prioridades y actividades que llevaré a los cabildos para ver cómo afrontarlos.

Monseñor Ferrer Grenesche ojea una de las obras que conserva en su biblioteca. / JG
Monseñor Ferrer Grenesche ojea una de las obras de su biblioteca. / JG

Existen proyectos de restauración muy concretos sobre la mesa, como el de la Sala Capitular. ¿Para cuándo?

Los proyectos de restauración son otra de las cuestiones que en un templo como la Catedral Primada siempre están en marcha, sobre la mesa. El patrimonio hay que cuidarlo de manera constante, y sí, hay algún proyecto presentado al Cabildo, como la restauración de la Sala Capitular, pero que está por estudiar.

¿En qué estado se encuentra?

Como le digo es una propuesta que han hecho determinadas empresas al Cabildo y ahora habrá que estudiarlas y valorarlas. Hay que ver las diferencias entre el proyecto de restauración, el importe total, y las ayudas propuestas para ver si el Cabildo puede afrontar ese gasto o no. La Sala Capitular, nuestra Capilla Sixtina toledana, está pidiendo a gritos una restauración, igual que la Capilla Mozárabe. Es de las salas más bellas de nuestra Catedral, pero ahora tenemos que establecer cuáles son las prioridades.

¿Y cuáles son las suyas?

En la Catedral se han hecho cosas extraordinarias, muy bellas, muy bien conseguidas en estos últimos años, pero no solo hay que trabajar en lo que se ve, también tenemos que estar atentos a lo que no se ve, aunque son temas muy poco lucidos y es difícil que las empresas quieran ayudar económicamente para este tipo de actuaciones. Aquí pasan los años, y aunque se hayan hecho restauraciones, de cuando en cuando un edificio como éste requiere repasos de lo que no se ve pero que también cuestan dinero.

El nuevo deán tomó posesión de este oficio el pasado miércoles en la Catedral. / JG
El nuevo deán tomó posesión de este oficio el pasado miércoles en la Catedral. / JG

En 2017 en el ámbito cultural se conmemora el V Centenario del fallecimiento del cardenal Cisneros. ¿Han recibido muchas llamadas para participar en alguna iniciativa? ¿Tienen algún proyecto definido?

El V Centenario del fallecimiento del cardenal Cisneros es un tema muy importante desde el punto de vista histórico y cultural. Hay una comisión a nivel diocesano que trabaja en esta conmemoración y con la que colaboraremos como Catedral en todo lo que sea preciso, también hay otras administraciones que se han puesto en contacto con nosotros para que colaboremos en diferentes iniciativas. Tendremos que ir viendo y comentando con el señor arzobispo y estudiar el enfoque. Habrá alguna exposición que afecte a la Catedral o que esté dividida en diferentes lugares, un ciclo de conferencias, conciertos, pero a mí no me ha llegado nada concreto, sólo los deseos de sentarnos y hablar.

La actividad cultural de los últimos años ha sido muy intensa, pero ¿le preocupan otras cuestiones?

Por supuesto, quiero cuidar con mimo las redes de trabajo interno de la Catedral. Que los que están allí trabajando estén bien atendidos, que cumplan bien sus tareas. Hay que poner el acento en ese espíritu de familia, que la sociedad vea la Catedral como la Casa de la Madre. Seguro que al leer esta entrevista vendrá alguno y dirá que en la Casa de la Madre ‘¡a mí no me cobran!’ Pues bien, el Cabildo no puede hacer milagros en el sentido del mantenimiento de una seguridad, una limpieza, una iluminación o una atención, por eso hoy por hoy es necesario pedir una colaboración a los visitantes, un donativo, aunque en la práctica se tenga la impresión de que es un tique de acceso. El Cabildo no tiene una pretensión de hacer negocio, sino mantener los salarios de quienes aquí trabajan, y poder mantener la Catedral en condiciones.

¿Y las ayudas del Estado?

Del Estado no recibimos nada, el Estado nos ayuda en esas buenas relaciones a que una parte de lo que los fieles quieren entregarnos sea más fácil canalizarlo, nos ayuda en la recaudación de donativos, pero no nos da nada que le quite a otros. Es una relación bastante razonable aunque a algunos desde posiciones ideológicas distintas les fastidie esa armonía y es relación entre la Iglesia y el Estado. Una relación que está en la Constitución recogida, y a veces se olvida.

¿Qué diría a aquellos que aseguran que España es un Estado laico?

¿Que España es un Estado laico? Pues eso no está escrito en la Constitución, quien encuentre en la Constitución la frase ‘España es un Estado laico’ que nos avise, porque no estaba en la impresión del texto que votamos hace años los españoles. Hoy lo que se dice es que el Estado no es confesional, pero ve en las religiones algo positivo y quiere mantener con ellas una relación de colaboración, y en particular con la que es hoy la religión mayoritaria en el territorio español, la Iglesia Católica, pues se reconocen unas relaciones de especial entendimiento y colaboración, y esto es lo que se hace, no es un privilegio, sino la consecuencia lógica de una historia y de una realidad social.

El nuevo deán, monseñor Ferrer Grenesche, recibe a elCulturalCLM. / JG
El nuevo deán, monseñor Ferrer Grenesche, recibe a elCulturalCLM. / JG

En la opinión pública también suscitó cierta crítica el uso de la Catedral, en concreto del claustro, para eventos de grupos privados. ¿Algo que explicar?

Respetando el ámbito de la Sagrado hay que tener en cuenta que hay cosas que se pueden hacer con tal de que quede muy claro la honradez de la actividad desarrollada, que no se está favoreciendo un tipo de acción que no sea conforme a unos principios éticos; y el otro, que el destino de los bienes, si hay beneficio, esté claro, dónde va a invertirse. Si la Catedral lo hiciera para enriquecer a sus canónigos, pues no estaría justificado. Si se hace para salvaguardar la misma integridad de la Catedral en relación a su mantenimiento, correcta atención a todas las obras de arte… pues está justificado, o si se destina a obras de caridad o fines sociales. No hay que hacerse ascos de estas cosas, ni aspavientos. Quizá hayamos pagado la novatada de hacer este tipo de actos, comunes en muchas otras instituciones de la Iglesia y del Estado. El Cabildo reflexionará sobre ello, escuchamos las opiniones de la sociedad, pues no somos impermeables, pero tampoco se puede ser fariseo, no nos podemos escandalizar por estas cuestiones, y menos aun cuando se busca un fin bueno a través de un medio que no es malo. No podemos cerrar puertas a cuestiones que son los únicos medios para sacar adelante los grandes costes que significa abrir a Catedral.

Una fecha, jueves 15 de junio de 2017, Festividad del Corpus Christi, el primero como deán. ¿Cómo espera este día?

El Corpus es la fiesta de Toledo junto a la Virgen de agosto. Nos da esa proyección internacional y es el momento fuerte de fe de nuestra Catedral como lugar de Adoración a Cristo. El Corpus es la gran fiesta, la cuidaremos con mimo y estaremos abiertos a ideas y proyectos que se suscitan entre las personas que aman a Toledo y al Corpus. Haremos de ella una fiesta que lleve a la vivencia de la realidad que celebramos.

Comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*